Suiza es un destino peculiar. Al menos cuando vienes de un país como el mío, la ausencia de todo ese caos es… Extraña.

Ir a Ginebra se traduce en mucho gasto pero, por más raro que suene, también a tranquilidad. Es una ciudad pequeña, donde el bullicio de las grandes metrópolis puede resultar un tanto ajeno. Aunque siendo realistas, como turistas jamás veremos la verdadera cara, ritmo o día a día de un lugar.

Pero, no vamos a Ginebra buscando paz, si no conocer y entonces surge la pregunta, ¿Qué se puede hacer en Ginebra en n días? (Este fue mi caso ✌️😬)

Pues a continuación te comparto unos cuantos (📢 OCHO) puntos y actividades de interés que podrías añadir a tu itinerario de viaje.

Maison Tavel.

Ubicada en pleno corazón del casco antiguo, Maison Tavel se ha convertido en una parada obligatoria para todos aquellos apasionados de la historia. Entre sus escasos pisos pero aún así laberinticos tenemos la oportunidad de echar un vistazo a lo que fue Ginebra en el pasado.

Desde 1986 esta antigua casona funciona como un museo.

Dentro de su exposición permanente, encontramos salones decorados donde se puede apreciar la distribución de los espacios, el mobiliario, los utensilios e incluso vestigios de lo que era el día a día en los hogares ginebrinos.

Maqueta de la Ginebra de antes de 1850, ubicada en Maison Tavel
Maison Tavel – Maqueta de Ginebra alrededor de 1850

Entre sus paredes, concretamente en el último piso, se halla una maqueta gigante de Ginebra antes de la demolición de sus fortalezas en 1850, aunque existe una bastante más chica, de la misma época.

Además de sus muestras permanentes, el museo de Historia Urbana y Vida cotidiana cuenta con exposición temporales, siempre relacionadas con Ginebra y sus habitantes.

Torre de la Catedral.

El acceso tiene un coste de 7CHF y el horario es de 09.30 a 18.00. Para entrar se hace a través de una pequeña y «discreta» puerta de madera.

Durante el ascenso de 157 escalones, irás atravesando algunos rellanos dónde poder recuperar el aliento, ir viendo como, poco a poco, la ciudad se va ampliando y además contemplar las estructuras de madera que sostienen la torre, o esa es la impresión que dan. 😅

Vista de la torre de Saint-Pierre

Una vez hayas llegado a la cima tendrás unas panorámicas de la ciudad. Desde allí podrás apreciar el emblemático chorro de agua, Jet d’Eau, el Lago Leman, el Jardín Inglés y pues, toda la ciudad.

Bains des Pâquis.

Los Bains des Pâquis son un punto de encuentro para los habitantes de Ginebra.

En esta «playa» urbana se congregan para disfrutar del calor del verano, tomar un poco de sol, disfrutar de las horas de luz y bañarse un poco en sus aguas. Durante la época de invierno, es perfecto para ir a su sauna, o baño turco, o ir a tomar algo y admirar las luces de la ciudad.

Vista de Bains des Pâquis
Vista de Bains des Pâquis desde el Lago Leman

Entre los servicios que ofrece podemos encontrar sauna, hammam, baños turcos, masajes, clases de Tai-Chi, restaurantes e incluso múltiples actividades culturales que van desde conciertos hasta exhibiciones.

Estatua de Gandhi.

Ubicada en Av. de la Paix, o lo que es lo mismo Parc de l’Ariana. Fue revelada el 14 de Noviembre de 2007 en conmemoración del 60° aniversario de las relaciones Indo-suizas.

Estatua de Mahatma Gandhi

Esta estatua fue un regalo del Gobierno de la India, a la ciudad de Ginebra por su participación activa promoviendo la paz, armonía y la amistad.

La vida de Gandhi puede resumirse en la frase «Mi vida es mi mensaje (my life if my message)», y estas mismas palabras pueden leerse en la base de la figura de bronce.

Molars Tower.

En Place du Molard encontramos una de las zonas más comerciales de Ginebra, con sus tiendas y restaurantes llenos de color y de gente que no para de entrar y salir. Por las noches, sus habitantes y bloques luminosos (en el suelo) te dan la bienvenida en múltiples idiomas.

Sin embargo, esta zona no fue siempre así. Por allá por 1591, esta zona era un puerto abierto al lago, donde llegaban barcos comerciales de todas partes.

Torre Molard/Horloge du Molard

En esta concurrida zona comercial encontramos la Torre Molard. Esta edificación formaba parte de una fortaleza, construida con fines militares, para proteger la ciudad.

Aunque la torre no es la original, la reconstrucción que encontramos hoy día aparece como Horloge du Molard en los mapas; entre las particularidades que posee es que ha sido adornada con los escudos de armas de las principales personalidades de la reforma, así como con una placa en la que se lee «Ginebra, ciudad de refugio».

Tour por Old Geneva.

El tour es realizado en inglés o francés, cosa que es importante a tener en cuenta si no hablas ninguno de los idiomas.
Durante este recorrido conocerás la Ginebra antigua, sus conflictos, su historia y sus pasadizos.

También tendrás ocasión de ver varios de los sitios más emblemáticos de esta hermosa ciudad, así como conocer algunos rincones escondidos, tales como la Sala Alabama, en el Ayuntamiento. En este lugar se firmó el primer Convenio de Ginebra, también albergó la primera reunión internacional y, en esta misma sala, se dió término al conflicto entre Estados Unidos y Gran Bretaña.

El acceso es gratuito pero para poder acceder a ella hay que ponerse en contacto con la cancillería del Estado para organizar la visita

Paseo en minitren eléctrico.

Si eres como yo, en constante contacto con tu niña/o interior, seguro que te animas al tour en trencito.

Una vez que bajas del recorrido en barco puedes ir directo a este tour, es súper corto, unos 30min. como mucho y te pasean por el jardín Inglés, la Jet d’Eau y Parc des Eaux-Vives.

Mini-tren eléctrico

Durante el recorrido te van narrando datos de interés sobre los puntos que van pasando. La única pega es que el tour lo hacen en inglés y francés, por lo que si no conoces ninguno de los idiomas quizás no valga tanto la pena.

El ticket se adquiere directamente con el/la conductor/a.

Paseo en barco.

En esta hermosa ciudad, que es Ginebra, encontramos el Lago Leman, el mayor lago de Europa Occidental. Y tienes la posibilidad de recorrerlo en barco, al menos una pequeña parte.

Ya sea de un lado u otro de este cuerpo de agua, tienes la posibilidad de contratar un recorrido en barco de aproximadamente una hora de duración.

Vista panorámica de la Ciudad de Ginebra desde el Lago Lemán, en un tour en barco.
Vista Panorámica de la ciudad desde el Lago Lemán.

En el recorrido tendrás la posibilidad de admirar la ciudad y sus atractivos más emblemáticos como lo son el Jet d’Eau, el Jardín Inglés y los Bains des Pâquis.

Este tour no cuenta con ningún tipo de guía, es principalmente para admirar la ciudad y el lago y disfrutar de la tranquilidad y la calma del momento. Además de conseguir unas panorámicas increíbles de la ciudad.

Datos útiles.

  • Al momento de hacer el check-in tu hospedaje te facilitará una tarjeta de transporte que sirve para todo la red (buses, botes, trenes), no hace falta escanearlo o canjearlo. Bastará con mostrarlo en caso de que te lo pidan.
  • Una buena forma de ahorrar, en muchas de las actividades es usando la Geneva Pass. Acá te dejo el link por si tienes dudas.
  • Si quieres saber qué más puedes hacer en Ginebra, en la primera parte de esta entrada te dejo algunas ideas.

Icon made by Freepik from flaticon

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *