“Compras los pasajes, haces la reserva de hotel y esperas la fecha del viaje”. Sin embargo, al simplificar tanto la preparación de un viaje pasamos por alto algunos pasos para luego vernos en apuros de último minuto.

Además, hoy en día tenemos a nuestro alcance tantas opciones que podemos sentirnos abrumad@s o, tal vez, no estemos sacando todo el partido que podríamos de estas opciones. Es por esta razón, y para ayudarte a no pasar por alto los puntos más importantes, que te comparto el paso a paso para preparar tu viaje y sacar el mayor provecho de él.

Elegir el destino.

Tal vez parezca lo más obvio pero a partir de esta decisión todo empezará tomar forma. Podremos elegir la mejor época para viajar, qué indumentaria llevar con nosotros, establecer expectativas sobre qué tantas, o pocas, multitudes encontraremos y así muchas cosas más.

Existen cantidad y cantidad de destinos, cada uno maravilloso y con lugares mágicos por descubrir, si tenemos claro qué lugar deseamos visitar: ¡enhorabuena! Puedes seguir al siguiente punto. Pero si no, algunas de las cosas más relevantes a tener en cuenta son: Necesidad de visado, validez de la pauta de vacunación contra COVID-19, temporada del viaje, exigencia de otras vacunas.

Comprar los pasajes.

Cuando vamos a adquirir los pasajes, nuestro primer pensamiento es, sin lugar a dudas, qué tan baratos me pueden salir y para ello no es ningún secreto que debemos comprar con antelación. Además, para ayudarnos en nuestro cometido podemos valernos de diferentes plataformas, todas con sus pros y cons.

Las que más utilizo son Skyscanner y Google Flights.

Si somos flexibles con las fechas de viaje, Skyscanner nos permitirá establecer esto como criterio de búsqueda y ver las «fechas más económicas». Mientras que con Google Flights podemos definir la cantidad de días que durará nuestro viaje y ver una gráfica comparativa por días.

Con algunos de estos buscadores tendrás la opción de comprar directamente los pasajes en su web, mientras que con otros serás redirigid@ a la página de la aerolínea. Aunque tengas la opción de comprar directamente a través del buscador de vuelos que has elegido, siempre compara con otro(s) buscador(es) y también en la página de la aerolínea, así garantizas que estás comprando al mejor precio.

Reservar hospedaje.

Hostel, aparthotel, hotel, casa. Todo depende de lo que más te guste y se adapte a tu presupuesto.

Puedes valerte de Booking o Airbnb que, como sabemos, son las más populares. Pero hay muchas más opciones: Expedia, Trivago, Hostelword, Agoda, Hotels.com y la lista podría continuar. Sin embargo, otra opción curiosa y que descubrí hace poco es consultar con tu banco. En ocasiones cuentan con planes de fidelización en los que puedes optar a descuentos o reintegros de efectivo en hospedajes, traslados y más.

Al hacer la reservación ten en cuenta si viajas sol@, en pareja o en grupo (3 personas o más) pues podría ser que te salga más a cuenta alquilar un departamento/casa donde todos estarán cómodos, podrán cocinar e incluso hasta incluir estacionamiento que viene bien si has decido rentar un coche.

También ten en cuenta la cancelación gratuita, suele ser ligeramente más alto más caro, pero siempre será mejor pagar un poco más a perder el total de tu reserva por cualquier imprevisto de último minuto.

Seguro de viaje.

Este requisito suele ser opcional aunque altamente aconsejable. Habrá destinos que te lo exijan así que asegúrate de verificar cuál es tu caso.

Los seguros no sólo cubren enfermedades, sino que también retrasos en nuestros vuelos, pérdida de equipaje, etc. sólo es cuestión de encontrar el más atractivo para nosotr@s.

Además, con la reciente crisis que hemos atravesado y cuyas secuelas siguen latentes, no está demás tener una preocupación menos en nuestra lista.

Roaming.

En una sociedad que vive conectada 24/7, cuesta imaginarse que podamos sobrevivir algunas horas sin conectividad pero, por experiencia propia, te digo que es 100% posible. Aún así, si no quieres desconectarte ni por un minuto, afortunadamente en la actualidad es muy raro no encontrar una red WiFi abierta a la que poder conectarnos.

Si tienes una línea europea, ya no tienes que hacer nada más pues dentro del espacio Schengen podrás realizar llamadas, enviar mensajes y navegar como si estuvieras en casa. Por supuesto, hay algunas excepciones, como es el caso de Suiza que suele estar en otra zona y por consiguiente hay cargos al usar nuestra línea móvil. Así que cerciórate de comprobar esto con tu operadora móvil.

Ahora, si los planes son un viaje largo a una zona donde no está cubierto el roaming, puedes considerar el contratar una línea prepago local, de esta manera no solo controlarás el consumo si no que adicionalmente podrás ahorrar un poco de dinero.

Visado.

Al igual que el seguro de viaje, el visado puede que sea obligatorio como puede que no. Esto dependerá en gran medida de tu(s) nacionalidad(es).

Dentro del Espacio Schengen es posible moverse entre una gran cantidad de países tan solo con el DNI, mientras que en Latinoamérica también hay numerosos convenios para la libre circulación entre países, aunque sí es más común presentar el pasaporte en lugar del DNI/cédula.

Los trámites de visado suelen tomar varios días en resolverse, así que en caso de necesitar una visa debería de estar en primer lugar en nuestra lista de cosas por hacer antes de viajar.

¿Qué actividades hacer?

Soy FANÁTICA de los tours, así que cuando viajo es un MUST, aunque solo sea uno. Suelen ser realizados por locales y quién mejor que ellos para darte las mejores recomendaciones para comer y toda cantidad de datos curiosos sobre la ciudad.

Suelo usar Civitatis para buscar mis tours, tienen una amplia oferta de actividades que se ajusta a todas las edades, gustos y bolsillos.

También he usado Guruwalk que no está mal, pero es un poco más limitada su oferta.

Aparte de estas plataformas, es bueno valerse del «consejo» de viajeras/os más expertas/os para ver cuáles son sus recomendaciones.

Y no hay que olvidar las páginas de turismo, las cuales buscan promover y fomentar el turismo local, por ella están llenas de un montón de información útil y recomendaciones de sitios para visitar.

Hacer copias de la documentación.

Persona precavida vale por dos y cualquier precaución para evitar sustos es poca.

Al viajar, es bueno asegurarnos de llevar con nosotras/os copias de toda nuestra documentación. Una de las múltiples ventajas del mundo moderno es que bastará con llevar copias de todos nuestros papeles en la nube, a la cual podremos acceder desde cualquier dispositivo en cualquier momento.

Preparar la maleta.

En este punto quizás estés pensando “¿es en serio?” y mi respuesta es: ¡Sí!.

Aunque muchas veces preparo mi maleta un día antes o incluso unas horas antes de viajar,, es bueno tener en cuenta que si viajamos por un fin de semana (largo), por ejemplo, debemos ser prácticos.

Tener un kit de higiene personal para viajes puede ser de gran ayuda, así evitamos olvidar cualquier cosa y después padecer tratando de conseguir un super a la tantas de la noche.

Siempre viaja con ropa cómoda y tomando en cuenta las condiciones climáticas del destino que visitas.

Además, también es bueno que dejes algo de espacio libre en tu maleta en caso de que quieras traer contigo algún recuerdito.

¡Hora de viajar!

Viajar es una experiencia estupenda, sin importar si es un fin de semana largo, un mes o un año, pero ya sea un aeropuerto o un terminal estos son lugares caóticos y no queremos que esto estropee nuestro viaje antes de que empiece, así que, como ya he dicho, cualquier precaución es poca para evitar malos ratos.

Lo primero es estar con suficiente tiempo de antelación en el aeropuerto/estación. ¿Por qué? Pues, para pasar los controles. Dependiendo desde donde salgamos nos encontraremos mucha o demasiada fila.

Cada acción, cada parada y cada control consume tiempo que de a poco se va volviendo mucho. Por ejemplo, si llevamos equipaje facturado consumirá tiempo.

Si hay cambios en la puerta de abordaje tendremos que ir de un punto a otro y al llegar con suficiente tiempo tendremos mayor margen para desplazarnos con tranquilidad.

Si viajas con equipaje facturado, siempre lleva contigo en tu equipaje de mano o en la mochila bajo el asiento los artículos de higiene personal y alguna muda de ropa, por si hubiese un retraso con tu equipaje o tu vuelo.

Una de las cosas que siempre nos repiten y que dudo que esté demás incluirlo en esta entrada es que «bajo ningún concepto dejemos nuestro equipaje sin vigilancia», no importa si viajamos en tren, bus, avión o lo que sea.

Si estás buscando ideas para tu próximo viaje, puedes echar un vistazo al artículo de Oporto. Fue un viaje corto pero sin duda muy bonito.


Icon made by Freepik from flaticon

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.